Venta Telefónica +56948677331 /

Despachando con Normalidad

0

Tu carrito está vacío

junio 24, 2022 2 Min Lectura 0 Comentarios

¿Por qué es importante mantenerse hidratado en invierno?

Durante los meses de frío normalmente nos olvidamos de beber nuestras dosis diarias de agua. Se piensa que el riesgo de deshidratación solo existe en verano, debido a las grandes temperaturas, pero también puede ocurrir en invierno, sobre todo si se practica deporte debido a las condiciones de frío. Si se utiliza ropa aislante y se realiza una gran cantidad de esfuerzo físico, en general se produce una pérdida de agua pudiendo llegar a causar deshidratación. 


Resulta importante mantener una buena hidratación todo el año, debemos recordar que es esencial para un correcto rendimiento a nivel cognitivo, fundamental en cualquier caso. Además de ello, la deshidratación reduce el rendimiento, acelera la aparición de la fatiga, y produce mareos y  confusión. En casos más severos, náuseas, vómitos y desmayos, lo que llega a causar graves afecciones si se prolonga en el tiempo como problemas renales y urinarios entre otros.


¿Cómo nos mantenemos hidratados en invierno?

Mientras que en verano nos gusta tomar bebidas refrescantes, en invierno podemos optar por las calientes. También aumentamos mucho las sopas, el té, café o infusiones, que al fin y al cabo también son agua e igual de efectivas.

Eso sí, en el caso de caldos y sopas conviene limitar la sal para evitar la retención de líquidos. Por lo mismo, una buena solución para evitar que tengamos exceso de sodio, es beber más agua purificada, ya que nos ayuda a regular este elemento en nuestro cuerpo que eliminamos en la orina.

Beber al menos 6 vasos de agua al día aproximadamente, aunque siempre lo recomendable sería beber dos litros, pero como no siempre tenemos una forma de medir el líquido, usamos los vasos que es un aproximado.

Recuerda que es muy importante tomar agua en ayunas para activar el organismo o durante las primeras horas del día, y también después de la cena para compensar el tiempo que nuestro organismo va a pasar sin ingerir agua durante la noche.

Es importante mantenerse hidratado, sobre todo después de una actividad física, independiente de que sea leve o fuerte, sigue siendo igual de importante, y en el día a día también. Además, el hecho de estar trabajando en un ambiente caluroso, como cuando se prenden las estufas en las oficinas, ya te puede generar problemas si no estás bien hidratado. Toma mucha agua para aminorar los cambios de temperatura en tu cuerpo.

Si quieres consejos y recomendaciones especialmente para ti, te invitamos a visitar cualquiera de nuestras tiendas y tener una consulta de iriología con nuestras terapeutas ¡SIN COSTO! 
(Conoce nuestras tiendas AQUÍ)

Suscríbete!