Venta Telefónica +56948677331 /

Despachando con Normalidad

0

Tu carrito está vacío

julio 03, 2020 3 Min Lectura 0 Comentarios

Cada mujer un ciclo:

La mujer es cíclica y está determinada por el predominio hormonal según la fase del ciclo en la que se encuentre. Nuestros ciclos normalmente duran entre 24 a 36 días y es importante reconocer en que día estamos para saber cómo reacciona nuestro cuerpo y como lo podemos potenciar.

El periodo comienza con el sangrado o menstruación, que corresponde al resto endometrial de un útero no fecundado. Debiese durar entre  3 a 7 días, su cantidad esperable es moderada (ni mucho ni muy poco) y no debiese doler. Así es, porque si bien el dolor menstrual es frecuente no es normal. Lo esperable es que sientas una sensación de pesadez por el proceso inflamatorio activo que se está llevando a cabo durante esos días, y lo saludable sería que remitiese fácilmente, pero si no es así o la molestia no te permite llevar a cabo tu vida de manera habitual, debes pedir ayuda a un profesional especializado en el tema, porque requiere tratamiento.

Luego de la regla viene el periodo conocido como fase folicular, es el momento donde madura el folículo para ser fecundado, aquí aumentan los niveles hormonales con predominio de estrógenos por lo cual es normal sentirse más activa, energética e incluso más atractiva, ya que naturalmente tu cuerpo tiene como objetivo la procreación. Esa motivación y energía vital la tienes que aprovechar en tu día a día, haciendo un entrenamiento físico más vigoroso por ejemplo, ya vas a ver como los resultados son más favorables.

Aproximadamente el día 14 las hormonas luteinizante (LH) y foliculoestimulate (FSH) se cruzan para generar la ovulación, que corresponde a la salida del ovocito desde el ovario para ser fecundado. Tus días de fertilidad estarán aquí y si la fecundación se produce, habrá un embarazo, por lo que el embrión se implantará en el útero.

Este segundo periodo se denomina fase lútea, y hay un predominio hormonal progestágeno. Tu cuerpo se está preparando para esa implantación, por lo tanto es normal notar un aumento de temperatura basal y disminución en la  vigilancia inmunológica, además a nivel cerebral ocurren cambios que favorecen un estado de calma, tranquilidad, incluso irritabilidad, todo para que no atentes contra lo que se podría estar gestando.

Este período comúnmente se asocia con mayor retención de líquidos y sensación de hinchazón, por lo que te recomiendo:

  • Controlar tu dieta, ingerir agua de manera adecuada y evitar los alimentos pro inflamatorios como azúcares y grasas Trans, ya que agravarán el síntoma.
  • No dejar de hacer ejercicio, puedes disminuir la intensidad pero el ejercicio te ayudará a modular mejor el periodo y disminuir las molestias pre menstruales.

Estas hormonas se generan del cuerpo lúteo o cuerpo amarillo que es el colchón protector del ovocito y si  no hay fecundación se atrofia, se dejan de fabricar esas hormonas, disminuyen los niveles de estrógeno y progesterona, el endotelio se descama y se produce la menstruación. Comienza de nuevo el ciclo.

Conocer la fase del ciclo en la que te encuentras es fundamental y se considera hoy en día como un signo vital. Mi invitación es a escuchar tu cuerpo y conectarse con su naturaleza, así podrás potenciar sus funciones y adaptarte al momento que estás viviendo de la mejor manera posible.

Francisca Maturana Vega

Kinesióloga/ Fisioterapeuta 

Instagram @pelvi.ca


Suscríbete!