Venta Telefónica +56948677331 /

Despachando con Normalidad

0

Tu carrito está vacío

julio 01, 2022 2 Min Lectura 0 Comentarios

¿Cómo cuidar de nuestra piel en invierno?

Bajan las temperaturas y nuestra piel comienza a mostrar rojeces, sequedad y se empieza a sentir tirantez. Aunque el frío nos haga preferir quedarnos acostados es sumamente importante mantener el cuidado de nuestra piel, en especial del rostro. 

Porque no solo en verano, con la mayor exposición al sol, debemos extremar los cuidados de nuestra dermis. El invierno también puede ser un gran enemigo. El frío, el viento y la nieve, pero también las calefacciones o los cambios bruscos de temperatura entre el calor de casa o de la oficina y el exterior hacen que nuestra piel se resienta.

Por ello te dejamos algunas recomendaciones para que a pesar del frío, nuestra piel luzca sana y radiante.

Mantén hidratado tu cuerpo y rostro

La crema hidratante de la cara deberá llevar siempre un factor de protección solar. La hidratación del cuerpo es fundamental: conviene intensificarla en las piernas y pies, y sin olvidar los talones, que son muy proclives a la sequedad.


¡No te olvides de las manos y los labios!

Las manos y los labios son zonas especialmente sensibles al frío, por ser las partes del cuerpo más expuestas a los factores medioambientales. Cada vez que te laves las manos, aplica una crema con efecto barrera. Y no intentes acabar con la sequedad de los labios humedeciendo con la saliva. Para darle una protección extra aplica un bálsamo labial hidratante y protector.


Evitar usar productos muy agresivos

Es importante no utilizar productos agresivos para el lavado de cara y cuerpo. Para proteger la piel debemos escoger productos suaves y amigables con la piel. Revisa nuestro catálogo de productos naturales. 


Trata de tomar duchas tibias. 

No muy calientes ni frías. Para la higiene diaria lo ideal es el agua tibia, y no ducharse más de una vez al día, ya que esto aumentaría la deshidratación de la piel. Y no olvides usar una crema hidratante después de cada ducha.


Usa guantes

El uso de guantes para proteger la piel de las manos es importante, sobre todo para aquellos pacientes con sensibilidad al frío y que suelan padecer de perniosis (sabañones) o fenómenos de Raynaud (dedos de las manos fríos y que se tornan en color blanco, azulado y rojo).


Ten cuidado con lo que comes y bebes

La alimentación es importante en todas las épocas del año, y no debes descuidarla aunque no haya una operación bikini en el horizonte. En invierno es recomendable aumentar el consumo de vitamina C y antioxidantes. Tampoco olvides beber entre un litro y medio y dos litros de agua al día. La hidratación natural nunca debe descuidarse. Y si piensas en tu piel, es mejor que evites el tabaco y el alcohol.


Suscríbete!